La investigación se inició por una nota anónima que llegó el 17 de junio de 2017 a la Delegación Santa Fe de la Policía Federal Argentina. «Una mujer prostituye a su hija por plata«, decía el papel, junto con el nombre de la acusada y la dirección. Dos años después de esa advertencia el caso llegó a juicio y la madre fue condenada a 14 años de prisión por abusar sexualmente de su hija de 9 años y filmarla para «ofrecerla» a cambio de dinero.

Al lado de la denuncia manuscrita había un teléfono celular y los videos que encontraron en él fueron clave para sacar a la luz el infierno al que era sometida la nena en su propia casa de la localidad santafesina de Pilar.

De acuerdo a la reconstrucción que hicieron los investigadores, los abusos se cometían cuando el padre de la víctima se iba a trabajar. Durante por lo menos dos años, los martes, jueves y domingos por la noche la mujer abusaba de su hija en la cama matrimonial mientras la grababa, y le advertía después que tal situación era un «secreto» que tenían ambas, publicó el portal Aire Digital.

Los videos de los abusos se los enviaba a un tal «Julián», a quien le proponía tener sexo con las dos a cambio de $8.000. «Mi marido nunca supo nada de todo lo que estaba pasando. Lo que se encontró en el teléfono de él era de una memoria que yo utilizaba anteriormente», sostuvo en una indagatoria ante el juez de Rafaela.

Sin embargo, su intento por desvincular al hombre no alcanzó para evitar la condena. En el mismo fallo por el que ella recibió 14 años de prisión, sentenciaron al marido a la pena de 13 años por considerarlo un partícipe necesario del delito y además por haber «distribuido el material pornográfico».

Fuente

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here