Lautaro Acosta, futbolista de Lanús, fue tendencia en las últimas horas en las redes sociales pero nada tuvo que ver para eso su rendimiento deportivo. El motivo fue el relato que publicó su expareja y madre de su hijo, Ludmila Isabella, en su cuenta de Instagram. «Tengo pesadillas de todos los hechos violentos que padecí», reveló.

La joven empezó su descargo remarcando: «Después de tanto tiempo sin poder soltar una relación tan tóxica, de destrato y de violencia psicológica, de sentirme como un trapo y tanta denigración, necesito liberarme de tanto mal».

Así, con un texto lleno de fuertes acusaciones contra el delantero del equipo granate, Ludmila contó los detalle de una relación que terminó rota por los reiterados episodios de violencia de género e hizo hincapié en el momento más difícil que le tocó atravesar: cuando esperaba a su primer hijo.

«La pasé estando embarazada, es lo que más me duele y lo que más cuesta sanar», sostuvo en su carta pública, y agregó: «Cedí todo, entregué todo y no me arrepiento, lo que hice lo hice de corazón y por amor, lástima que no me devolvieron nunca lo mismo. A veces pienso por las noches y lloro, tengo pesadillas de todos los hechos violentos que padecí, va a costar sanar todo, pero se puede».

De acuerdo a sus palabras, Acosta es «una persona muy violenta», «acostumbrada a que nadie le diga que no», que tiene un «vicio» por las mujeres aunque solo las ve como «objetos». A pesar de todo el sufrimiento, la conclusión fue un mensaje esperanzador dirigido especialmente a otras mujeres que puedan estar pasando por lo mismo.

«Solo estoy contando mi experiencia para darles fuerza», afirmó. «A mí me costó salir y sanar mucho más…Hasta que un día te despertás con todas las heridas cerradas, sin marcas, ni cicatrices, incluso se nota en la sonrisa y en la mirada lo bien que estamos. Son esas segundas oportunidades que valen oro«.

Fuente

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here